PDK, Tiptronic o Manual?

No es ningún secreto que los 911 con Tiptronic están desvalorizados, quien busca un 996 o 997 MKI prefiere Manual. Por el contrario se dice mucho de lo duro del cambio manual en un M3, así que en general los DKG son de media unos 5mil euros más caros que los manuales.

¿Es realmente tan malo el Tiptronic? O mejor decho ¿es tanto mejor el PDK? Más allá de lo que podemos leer en revistas especializadas nos parece muy interesante saber lo que explican los propios consumidores. Es el caso de Carlos de Soloporsche que nos habla del PDK, y de sus experiencias con transmisiones anteriores, en su fantástico artículo sobre el 991GTS

Por Carlos,

Empezaré por decir que yo soy uno de esos de que desde siempre prefirió los cambios manuales en deportivos, para mi en el poder bajar y subir de marchas mediante el pedal del embrague y la palanca de cambios y coordinar éstos con el freno y acelerador, es parte fundamental de la diversión al volante, y el saltarse esa interacción con el coche era reducir la cantidad de diversión que te proporciona la conducción.

Encima los cambios automáticos tradicionales (ej: convertidor de par) siempre fueron más lentos y menos deportivos que los manuales por lo que todo era blanco y negro, manuales para deportivos y automáticos para grandes berlinas. Pero con el avance de la tecnología y los nuevos cambios secuenciales de doble embrague hemos llegado a un punto donde todas las desventajas de los cambios automáticos han desaparecido, las transmisiones ya no son mucho más pesadas que la manual, ya no son más lentas en cambiar de marcha, ya no tienen ese tacto de esponja del acelerador, ya no tienen menos marchas y desarrollos más largos, ya no consumen más, etc. Tanto que incluso un cambio como el PDK incluso supera en algunos de estos aspectos al manual.

Pero siguen sin ofrecer esa interacción de cambiar las marchas tú mismo con el pedal y la palanca. Así que ya no es blanco y negro, y aunque llevo probado el PDK multitud de veces, sin usarlo día a día no te puedes hacer una idea de si un PDK puede llegar a compensar con sus ventajas el no poder cambiar manualmente.

Así que después de haber hecho 400,000km en 911 manuales y a pesar de seguir siendo un fan de los cambios manuales, me decidí dar un salto de fé optar por el PDK en este GTS.

El PDK al ser un cambio de tipo secuencial de doble embrague, los cambios de marcha son casi instantáneos ya que dispone las marchas divididas en dos bancos separados (pares vs impares) y puede quitar y poner la siguiente marcha al mismo tiempo, de manera simultánea, sin tener que esperar a retirar una para engranar la otra como en los cambios tradicionales. Por ello, este tipo de cambios son los más rápidos que hay en el mercado.

Pero no todos los secuenciales de doble embrague son iguales, el PDK sorprende entre este tipo de cambios por la inteligencia para la conducción deportiva de la que fue dotado, y es que el PDK claramente tiene el ADN Porsche. En modo automático, te encuentras con que siempre retiene en las curva con la marcha apropiada y no una demasiado larga, sabe cuándo subir de marcha o cuando mantenerla retenida aunque la velocidad sea la misma, no simplemente cambia la marchas dependiendo del velocidad determinada y revoluciones.

Por ejemplo puedes observar cómo adapta el cambio al tipo de frenada que realizas antes de entrar en la curva. Si apuras la frenada y pisas fuerte el freno, el PDK lo percibe y reduce más agresivamente más marchas para retener una marcha más corta, apropiada para la velocidad con las que has decidido entrar en la curva, así y proporcionarte el freno motor adecuado en la curva y no tener que usar freno a media curva para corregir velocidad, y también así la marcha adecuada para la máxima aceleración en la salida de la curva, además de ya tener seleccionada y preparada la siguiente marcha en lee banco opuesto para el cambio.

También es una gozada escuchar al reducir esa marchas en la entrada en curva, el PDK realiza un toque al acelerador entre cada marcha para igualar las revoluciones del motor al de la marcha más corta entrante y así no provocar una retención brusca en las ruedas traseras que puedan descolocar el coche en la entrada en curva, lo que hacemos con el punta-tacón de toda la vida en los cambios manuales. Encima con los escapes deportivos del GTS, esto se percibe mucho más.

Por el contrario, cuando estas acelerando y según como aceleres, cuando luego levantas el pie del acelerador el PDK te retiene la marcha o te sube a la siguiente. Si estás acelerando fuerte y cortas te retiene la marcha que tenias para que al volver a acelerar sigas teniendo aceleración, pero si estabas acelerando suavemente en conducción relajada, al soltar el acelerador te cambia a una marcha más larga para reducir la retención del motor y bajar el régimen de giro.

Es tan efectivo en predecir la marcha óptima en cada momento y según que tipo de conducción que aunque lo pongas en modo manual no vas a ir más rápido, ni siquiera en circuito, es mas quizás más lento al olvidarte de las marchas por completo en modo automático.

El modo manual es más bien para cuando quieres jugar con el cambio o involucrarte un poco más en los cambios de marcha. Y aún así, en el modo automático puedes tomar control de las marchas con las levas del volante en cualquier momento y luego después de unos instantes si dejas de intervenir en las marchas el cambio revierte al modo automático.

Por otro lado cuando vas en modo manual no tienes que preocuparte de ir bajando de marchas cuando estas desacelerando para por ejemplo parar en un semáforo y cuando estás frenando hasta detenerte, él entonces de manera autónoma te va bajando de marcha hasta dejarlo en primera, de manera que no solo está listo para arrancar sino no hay riesgo de se de el caso de que te olvides que está en manual y te quede en una marcha que no sea primera e intentes arrancar con ella.

En modo manual, también tienes un indicador en el cuadro de instrumentos que te recomienda cuando cambiar de marcha a una superior, pero que en realidad lo que te está indicando es que ya puedes subir de marcha sin riesgo a que sea demasiado larga y fuerces el motor al acelerar.

Una parte importante para mi es que el PDK venga con levas en el volante y no esos botones heredados del Tiptronic. Las levas metálicas del volante funcionan mucho mejor que los botones en el volante, lo cuales para mi no tienen ningún sentido en un deportivo.

Porsche es de los que colocan las levas fijas al volante en vez de la columna de la dirección, así que las levas no están siempre fijas y giran con el volante. Esto favorece el uso de las levas en conducción donde el giro del volante es leve a moderado ya que las manos no dejan las posiciones 10 y 2 del volante, y por lo tanto las levas siempre están alcance de los dedos, pero por el contrario en curvas muy cerradas y lentas donde hay que desplazar las manos en el volante, se puede dar la situación que se pierda el contacto y referencia de las levas, aunque normalmente es esos momentos de tanto giro no solemos estar cambiando de marcha.

Me sigue sin gustar la palanca del PDK, tiene muy buenos acabados y aún más en el GTS al estar forrada de alcántara, pero ese no es el problema, sigue siendo demasiado grande para mi gusto y parece enorme en el medio de la consola central lo que le resta deportividad y más de acorde con una berlina que un deportivo en mi opinión. La palanca de la transmisión manual es más pequeña de hecho.

Hasta la fecha puedo decir que estoy contento con el PDK, si tuviera que elegir de nuevo volvería a escoger la opción de PDK, y eso dice mucho del PDK viniendo de un fan del manual de toda la vida como yo. No sé si con el paso del tiempo me arrepentiré, habrá que preguntármelo dentro de un año, pero hoy por hoy me alegro de haber dado el salto al PDK. Es divertido, a su manera diferente a la del manual, es más rápido y eficiente, y para un coche de uso diario como el mio, es mucho más práctico. Eso sí, creo que sin escapes deportivos no estaría tan contento con el PDK y es que el poder escuchar el motor de esa manera con los cambios que hace el PDK le añade mucho al tipo diversión que proporciona el PDK.

Afortunadamente se sigue ofreciendo un cambio manual para los que prefieren el cambio manual a pesar de todo, pero no sé por cuánto tiempo ya que me atrevería a estimar que el 80% de las ventas de 911 nuevos vienen ya con PDK, y de hecho algunos modelos como el 991 GT3 o 991 Turbo ya solo se ofrecen con PDK.

Freno de mano es electrónico en el 991, en un PDK como este no echo de menos la palanca tradicional aunque aún me estoy adaptando al eléctrico, pero no sé, si tuviera el cambio manual preferiría la palanca.

Si queréis leer el artículo completo clicad aquí.

Leave a Reply